Llámenos: (57 -1) 519 - 0515 01 8000 - 945 - 653 comercial@ortomac.com.co

Capacitaciones

Informaciòn relacionada
post1

Un implante, Un Ortopedista, Un Medallista Olímpico… todo con algo en comùn: SON COLOMBIANOS

Tan pronto ganó la medalla de oro, Óscar Figueroa le dedicó, a Jorge Felipe Ramírez su triunfo. (Fuente: Revista Semana) Óscar Figueroa, el primer hombre colombiano en ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, el antioqueño de 33 años que acaba de coronarse campeón de 62 kilos del torneo de halterofilia en Río de Janeiro, es una especie de súper humano. No sólo porque levantó 318 kilogramos en total, cuando no han pasado ni ocho meses desde que lo operaron de dos hernias discales lumbares, sino porque “tiene unas condiciones genéticas y mentales especiales”. Esta es la teoría del ortopedista y traumatólogo Jorge Felipe Ramírez, quien operó en dos ocasiones a Figueroa. Y a quien el deportista mencionó en su discurso de agradecimiento. “Con dos cirugías de esta magnitud, la recuperación y los resultados que ha tenido no los logra cualquiera. Lo que él hizo es de gente grande”, aseguró Ramírez, quien conoció a Figueroa en el 2008, después de los Juegos Olímpicos de Pekín. “En el 2008 los periodistas se equivocaron. Dijeron que la lesión que tuvo en Pekín, cuando iba por la medalla de oro, había sido una tendinitis. Y no, fue una hernia discal. Fue terrible. Se le comprimió el nervio y lo paralizó”, explicó Ramírez. Meses después Figueroa llegó a su consultorio en Bogotá, por recomendación de un médico caleño. Hasta ese momento todos los dictámenes médicos apuntaban a que no podría seguir compitiendo después de ser operado y su respuesta siempre era la misma: “yo quiero ser campeón olímpico". Y el médico Jorge Felipe Ramírez le devolvió la fe. “Lo operé con la técnica de la cual soy líder y pionero en América Latina y el mundo: la cirugía de mínima invasión endoscópica de columna –contó Ramírez–. Es una técnica que se hace con anestesia local, por una incisión de un centímetro y de forma ambulatoria. A los 20 días ya estaba en Cali alzando pesas”. Luego vinieron los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde levantó un total de 317 kilogramos y se quedó con la medalla de plata. En el 2013 se coronó campeón mundial en Polonia. Y en el 2015 vino “un año terrible para él”, en palabras de su médico. “A finales del año pasado me llamó y me dijo, con todo el cariño y la confianza que nos tenemos: ‘Doctor, estoy mal’. Llegó acá y encontré que tenía dos hernias discales lumbares. El hombre no podía más. Cuando iba a hacer cualquier entrenamiento su columna no le respondía”. El doctor Ramírez le propuso operarlo con la misma técnica que utilizó años atrás. Figueroa estaba desesperado: “Listo doctor, mañana mismo estoy allá”, le respondió el pesista. Pero era la víspera de Navidad y el médico Jorge Felipe Ramírez estaba a punto de viajar por fuera del país. “No voy a alcanzar a ir a Río”, temía Figueroa. Finalmente programaron la operación para el 12 de enero de este año. “A los diez días de la operación, el hombre ya estaba mandándome videos de sus entrenamientos”. A lo largo del año el médico le hizo varios chequeos en los que la evolución era muy positiva. Antes de viajar a Río de Janeiro, Figueroa le pidió incluso que lo acompañara. “No puedo pero téngame en el corazón en el momento final. Cuando vaya a hacer el último envío y mire al frente, yo lo voy a estar mirando”, le respondió el médico. “Lo de Óscar no es sólo el tema de cirugía –continuó Ramírez–. Él es un hombre que genéticamente tiene unas connotaciones especiales: musculares, de colágeno, de fibra. Y a eso se suma un entrenamiento consagrado durante 23 años y su fuerza mental. Él es un hombre grande mentalmente”. El lunes pasado en la noche, cuando el llanto de Óscar Figueroa al recibir la medalla de oro conmovió a todo el país, el doctor Jorge Felipe Ramírez no pudo contener las lágrimas. Desde su consultorio en Bogotá lloró de la emoción, de la felicidad, del orgullo. “Yo tengo 65 años y profesionalmente esto es lo más grande que me ha pasado”. El doctor Ramírez conoce de cerca la historia de Figueroa y la violencia que padeció siendo un niño. Por eso habla con tanta admiración de la fuerza espiritual y mental que llevó al antioqueño tan lejos. “Óscar es más profundo de lo que todos creemos. Sólo lo hemos visto alcanzado pesas, pero detrás de eso hay mucho más. Por eso ahora que anunció que se retira de su carrera deportiva por la puerta grande, yo sueño viéndolo como un líder, transmitiendo sus enseñanzas de vida”, concluyó el doctor Ramírez.

Read More
post1

ORTOMAC con presencia internacional.

Como representantes de Colombia, paìs invitado de honor , en el AAOS 2016.

Read More